inCoop con la

Eficiencia energética y la Sostenibilidad

 

Edificios eficientes y sostenibles

Todos los proyectos gestionados por inCoop se conciben desde su inicio para alcanzar los estándares más altos de confort, eficiencia energética y sostenibilidad.

Si algo distingue la adquisición de una vivienda nueva gestionada por inCoop es la incorporación de nuevas tecnologías que generan valor, haciendo posibles tres objetivos esenciales:

 

  • un mayor nivel de confort

  • un mayor ahorro energético, reduciendo el consumo de energía

  • una mayor sostenibilidad, rebajando las emisiones de CO2

¿Cómo lo conseguimos? 

Mediante un profundo conocimiento de la tecnología más actual,  incorporando los equipos y sistemas de las empresas europeas más prestigiosas de la mano de los instaladores más reputados del sector,  y la experiencia directa que hemos obtenido en las promociones de edificios de vivienda gestionados en los últimos años obteniendo la mayor calificación energética.

 

Te lo explicamos. 

Viviendas más saludables y confortables.

La grata experiencia de utilización de las viviendas gestionadas por inCoop está en el origen del proyecto. 

Estudio medio-ambiental previo. La base del éxito.

Las viviendas se diseñan con los mayores estándares de salubridad y confort, haciendo de la luz, el aire, la temperatura y la humedad elementos esenciales de habitabilidad.

 

El análisis de la parcela y el entorno permiten optimizar el diseño del edificio en base a las vistas a preservar, los vientos predominantes y el soleamiento en las distintas estaciones y horas del día, adecuando el programa deseado de las viviendas, su tamaño, forma y distribución en relación con su posición en el edificio.

Ventilación de doble flujo con recuperación de calor

La incorporación de sistemas de ventilación controlados evita la necesidad de abrir las ventanas, y con ello las molestas corrientes de aire, los ruidos de la calle y la pérdida de temperatura con el exterior.

 

El sistema de doble flujo con recuperador de calor renueva el aire de todas las estancias expulsándolo al exterior por la cubierta del edificio y lo reemplaza por aire limpio del exterior, previo intercambio térmico en una unidad recuperadora de calor, que atempera la temperatura del aire exterior, ya sea verano o invierno y lo introduce en la vivienda con una temperatura más acorde a la requerida en el interior, y todo ello controlado electrónicamente desde nuestro dispositivo móvil.

 

Resultado, una mayor salubridad al purificar el aire, permitiendo el filtrado de hasta el 95% de las partículas finas, polen y bacterias en suspensión, ausencia de humedades de condensación, gases y olores, un mayor confort al evitar ruidos exteriores  y un menor consumo energético de climatización tanto en invierno como en verano.

Suelo radiante-refrescante y fan coils

 

La climatización de la vivienda desempeña un papel especial en el confort de toda la familia.

 

El sistema de suelo radiante irradia calor en invierno y refresca el ambiente en verano de una manera homogénea, sin focos puntuales de calor-frío como sucedía con los radiadores, programando la temperatura de cada estancia de forma individual desde la pantalla termostato de cada habitación o desde el dispositivo móvil, desde el que es posible encender la instalación si volvemos a la vivienda después de varios días fuera de ella.

 

Un sistema de fan coils completa la instalación de climatización de la vivienda de forma alternativa o complementaria en momentos puntuales con muchos invitados, aportando aire frío-caliente a las estancias si es necesario.

Control total mediante sistemas domóticos

El control del sistema de climatización y ventilación está integrado en la instalación domótica KNX programable de la vivienda, de forma que es muy fácil encender o apagar cualquiera de ellas,  programarlas o simplemente conocer la temperatura, humedad y calidad del aire de cualquier estancia desde el panel central instalado en el salón, los paneles instalados en cada estancia o desde cualquier dispositivo móvil desde fuera de la vivienda.

Trabajamos con las firmas con más experiencia en el sector residencial.

 

Claves para alcanzar la eficiencia energética

 

Para alcanzar el máximo nivel de eficiencia energética, la reducción deseada de emisiones de CO2 y el mayor ahorro en los costes de los consumos del usuario, actuamos en tres direcciones esenciales:

  1. Optimizando la producción de la energía necesaria para la climatización de las viviendas.

  2. Asegurando que dicha energía no se perderá hacia el exterior de las mismas.

  3. Optimizando la demanda de energía eléctrica del edificio.

  • Optimización de la producción de la energía necesaria para la climatización de las viviendas.

En un edificio de viviendas, la instalación de climatización representa sin duda el mayor consumo de energía.

En el gráfico elaborado por el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía), podemos observar el consumo de energía medio para un edificio de viviendas colectivas en España, desglosado por usos. 

 

La energía necesaria para climatizar el edificio (calefacción y refrigeración), reprensenta casi el 48% de la demanda total de energía del edificio. Si le sumamos la energía necesaria para preparar el agua caliente sanitaria (ACS), asciende a un 67% de los consumos energéticos totales, por lo que sólo alcanzaremos la eficiencia energética mediante la optimización de su producción.

La actual normativa sobre la eficiencia energética en edificios de vivienda establece los niveles de contribución mínima de energía renovable para cubrir la demanda de ACS, y desde hace años es habitual en los edificios nuevos el uso de la energía solar fotovoltáica para la producción de ACS, reduciendo la emisión de CO2 y optimizando el gasto energético.

Pero es la energía dedicada a la demanda de climatización la que determinará la mayor o menor eficiencia energética del edificio.

Los sistemas basados en calderas de condensación de Gas Natural o soluciones todo eléctricas se han ido descartando por la generación de emisiones de CO2 y/o su baja eficiencia. En inCoop hemos gestionado promociones con calderas de biomasa, pero en los últimos años, se ha ido generalizando el uso de sistemas basados en bombas de calor, tanto de aerotermia como de geotermia, por su mayor eficiencia, ahorro de consumos y respeto al medioambiente.

 

La Geotermia es una tecnología que permite extraer la energía que se almacena dentro de la tierra, es decir, debajo de la superficie de la misma, donde la temperatura se mantiene alta y uniforme durante todos los meses del año, y mediante bombas de calor agua-agua proporcionar calefacción, aire acondicionado y agua caliente.

La Aerotermia, es una tecnología basada en el uso de la energía acumulada en el aire y mediante una bomba de calor aire-agua, proporcionar también calefacción, aire acondicionado y agua caliente.

Ambos sistemas se basan en la misma tecnología, la bomba de calor, y son muy eficientes y sostenibles, presentando cada una de ellas ventajas, inconvenientes y períodos de recuperación de la inversión distintos.

La bomba de calor aerotérmica, aunque es cada vez más eficiente, extrae la energía de un foco más inestable como es el aire, con la consiguiente pérdida de rendimiento a temperaturas extremas,  sin embargo, la geotérmica, al extraer la energía de un foco térmicamente más estable como es la tierra,  es energéticamente más eficiente. Esta diferencia de rendimientos entre las dos tecnologías  será  más acusada cuando la temperatura del aire exterior en invierno sea más baja.

Por ello es imprescindible analizar las temperaturas exteriores de la zona donde se ubique el edificio.

 

En zonas cálidas, con temperaturas moderadas, sin picos extremos, la aerotermia es una opción interesante, pero en zonas de temperaturas más extremas, obligará a sobredimensionar los equipos y por tanto a incrementar los consumos, para que puedan dar servicio en los meses de temperaturas más extremas.

En el caso de Madrid, con diferencias de temperaturas acusadas tanto en verano como invierno, la eficiencia de la geotermia puede ser un 40% superior que la conseguida en aerotermia, representando un ahorro del consumo eléctrico anual en un porcentaje similar. 

El rendimiento medio estacional (SPF) de una bomba de calor se calcula mediante el coeficiente de rendimiento (COP), que es la relación entre la energía que absorbe y la que cede (valor de laboratorio), ponderado en función de temperatura ambiente exterior y la temperatura de emisión.

 

En Madrid, el SPF de una bomba de calor geotérmica puede estar en una media de 5 , o lo que es lo mismo, por cada Kwh de energía eléctrica que consume la bomba geotérmica, recibimos 5Kwh de calor útil, consiguiendo a través de la geotermia un ahorro de un 80% en la energía para la climatización del edificio.

 

Comparativamente, el SFP para una bomba de calor aerotérmica estaría en Madrid en un valor medio de 3, y por cada Kwh recibiríamos 3Kwh de calor útil, consiguiendo a través de la aerotermia un ahorro de un 66% en la energía para la climatización del edificio.

En un ejemplo, para una vivienda en Madrid de 150 m2 de superficie, con una demanda de calefacción anual de 22.000 Kwh/año, el consumo eléctrico anual para calentar la vivienda, sería:

 

a) Con Bomba Geotérmica: 22.000 Kwh/año / 5 = 4.400 Kwh/año x 0,11 €/Kwh = 484 €/año

c) con Bomba Aerotérmica: 22.000 Kwh/año / 3 = 7.333 Kwh/año x 0,11 €/Kwh = 666 €/año

Por tanto, en zonas con temperaturas más extremas, la solución más interesante sería la geotermia, cuya inversión inicial superior, se recuperaría en el entorno de los 6 años posteriores, debido al ahorro en los consumos.

 

Existen otros factores que pueden decantar la elección entre geotermia y aerotermia y que no son estrictamente los de rendimiento y eficiencia expuestos, como son:

 

Capacidad de inversión inicial.  La geotermia requiere una mayor inversión inicial y por tanto un período de recuperación de la inversión mayor, que podría fijarse en 6 años por término medio, frente a la aerotermia, que podría fijarse en 2 ó 3 años, según diversos estudios.

Posibilidades de implantación.  En promociones de obra nueva no habrá dificultad para realizar una instalación geotérmica ya que la ejecución del campo de captación se compatibiliza con la cimentación del edificio, sin embargo, en edificios ya construidos puede ser imposible o no ser rentable realizar el campo de perforaciones geotérmicas necesario. Al revés, pueden darse casos de edificios existentes en los que sí sea posible realizar el campo de captación geotérmico en zonas de la parcela no ocupada por la edificación, y sin embargo existir espacios para instalar bombas aerotérmicas, etc.

Mantenimiento de la instalación.  Las bombas agua-agua geotérmicas requieren de un menor mantenimiento que las bombas aire-agua aerotérmicas. El campo de captación de las perforaciones geotérmicas no requiere de un mantenimiento específico.

  • Asegurar que la energía no se perderá hacia el exterior de las viviendas.

 

La eficiencia energética del edificio dependerá en gran medida de las características de su envolvente térmica, al objeto de asegurar que la energía no se perderá hacia el exterior de las viviendas. 

 

La fachada, la cubierta y las carpinterías exteriores del edificio son muy importantes porque cuanto mayor sea su capacidad de aislamiento, menos necesidad de aporte de energía necesitará el inmueble, reduciendo significativamente el consumo.

Diversos estudios estiman que dotar de un buen aislamiento al edificio puede conllevar un ahorro de entre un 30% y un 40% de la energía consumida para la climatización, por lo que la elección de los materiales y sistemas constructivos es de vital importancia de cara a la eficiencia energética que se desee alcanzar.

  • Optimización de la demanda de energía eléctrica del edificio.

Aunque los sistemas de producción de energía para la climatización y el ACS que hemos visto anteriormente, fundamentalmente la aerotermia y la geotermia, consigan ahorros estimados entre el 65% y el 80% respectivamente, el importe restante que representa el consumo de energía eléctrica de las bombas, puede optimizarse aún más implantando sistemas de generación de energía solar mediante paneles fotovoltáicos.

No dude en contactar con nosotros para profundizar en todas las tecnologías expuestas y comprobar su aplicación directa en las cooperativas que gestionamos.

©2020 by inCoop.